mujer rascandose un brazo

Si nos pica, podemos pensar que no es para tanto.
O podemos, ridículamente, pensar en todos los lugares donde no nos pica. Y sonreír por ver el lado positivo.

No estoy en contra de una visión positiva (casi) permanente. De hecho considero que mi forma de visión suele ser así.

Sin embargo, una vez al día, una vez a la semana, una vez al mes, hay que evaluar el vaso medio vacío. Sino, nos transformamos en conformistas.

Si nos pica, hay que rascarse. O al menos intentarlo. Si no llegamos, usemos una lapicera, algo, o le pedimos a alguien de confianza que nos rasque. Bueno, caso contrario, existen docenas de métodos para aguantarse.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.