Tropiezos

caution-tripping-hazard-1439458

 

Hace un tiempo tuve un día curioso, porque en el mismo día vi a varios tropezar caminando por la calle, con reacciones similares.

Por supuesto, yo he tropezado docenas de veces. Al tropezar en público, no es importante romperse un brazo o una pierna. Lo importante es que se nadie lo vea, o que al menos se note lo menos posible.

 

En los compilados de bloopers, se nota que la gente pone cara de evitar la humillación pública.

Por supuesto, el tropiezo, caída, error, es una analogía que me lleva a pensar en cualquier tipo de fracaso.

Y la deducción es: le tenemos TERROR al fracaso. A cualquier fracaso.

Si no queremos tropezar NUNCA, pero nunca nunca, tengo una solución mágica: para no tropezar, lo más seguro es no caminar. Simple. 100% garantizada. No hay duda de ello.

El problema es que el miedo no debería paralizarnos. El fracaso nos perfecciona.

Y para contrastar rotundamente, deseo compartir algo que leí del libro “crear o morir” de Andrés Oppenheimer. Y sirve de lección (teórica, porque por más que lea, el temor no se me va).

Al autor le llamó la atención la cultura que se respira en Silicon Valley: ejemplo, individuos que han tenido 4 empresas. En la actual le va bien, pero significa que ha fracasado en las 3 empresas anteriores.

En lugar de avergonzarse y ocultar sus fracasos, los relataba orgulloso, “como si cada fracaso fuera un diploma universitario”.

Es difícil ver un discurso de graduación universitario en el que no se mencione el fracaso.

Quien da el discurso, es alguien exitoso, pero el mensaje es: Dale, animate, yo también fracasé pero aquí estoy.

Foto por Ayla87 – http://www.freeimages.com/photo/1439458

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>